miércoles, 7 de noviembre de 2018

La reacción de la FANB debe ser firme, eficaz y moralizante


El pasado domingo 4 de noviembre fueron asesinados tres sargentos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), y heridos otros diez efectivos de ese componente de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), cerca de Puerto Ayacucho, capital del estado Amazonas, área fronteriza con Colombia. Según las autoridades militares venezolanas, fue una "emboscada" de "grupos generadores de violencia", sin especificar su naturaleza.
Mis sinceras condolencias a los familiares y compañeros de armas de los jóvenes militares que perdieron la vida de forma tan alevosa e infame a manos de los violentos y sanguinarios grupos colombianos:
-Sargento primero Alfredo Antonio Zolano Guevara.
-Sargento primero Robert José Artahona Díaz.
-Sargento segundo José Jean Martínez Bolívar.
Los 10 heridos fueron atendidos en centros hospitalarios de Puerto Ayacucho y después trasladados al Hospital Central de la FANB en Caracas, donde están siendo atendidos con pronósticos alentadores.
El ministro de la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, dio cuenta de los hechos a las 9:50 de la noche de aquel día, con tres mensajes por su cuenta de la red Twitter @vladimirpadrino:
"1. En el marco de las operaciones de resguardo de nuestra frontera para garantizar nuestra soberanía e integridad territorial, y luego de haber sido procesada información de inteligencia acerca de la presencia de grupos paramilitares en el estado Amazonas...
"2. El día de hoy nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana ha sido cobardamente atacada por estos grupos violentos causando la lamentable muerte de tres efectivos de la @GNBoficial y una decena de heridos, entre ellos dos oficiales.
"3. Este infame acto surge como represalia después de la captura de nueve paramilitares colombianos a quienes se les incautaron armas de guerra y consecuentemente fueron puestos a orden del Ministerio Público." (Negritas MIM)
El lunes 5, el ministro fue más explícito en alocución televisada, junto a los ministros de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, y de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, y el jefe del Comando Estratégico Operacional de la FANB, almirante en jefe Remigio Ceballos, lo que revela una posición oficial del gobierno venezolano:
La FANB ha sido atacada vilmente y cobardemente por grupos armados paramilitares que pretenden operar en nuestro territorio. Ha sido atacada como consecuencia de una detención de un grupo de personas, de 9 personas, que ocurrió en Amazonas”, dijo Padrino López.
“En Venezuela no hay cabida para grupos armados al margen de la ley, de grupos paramilitares, y rechazamos con contundencia la incapacidad del Estado colombiano de no poder controlar sus grupos, su violencia y su narcotráfico”. (Negritas MIM)
El Estado colombiano no ha sido capaz de resolver a lo largo de más de 60 años de guerra interna y que todo coloca a Venezuela como víctima de la agresión militar de grupos violentos que pretenden pasar para acá”.
La oposición descalifica a Padrino
Voceros de oposición acusaron por este violento ataque al Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia y reclamaron al ministro Padrino por ocultar ese supuesto hecho y haber calificado a los atacantes de "paramilitares", hacia quienes no manifiestan ningún encono o desaprobación. También lamentaron la muerte de los tres sargentos de la GNB y los diez heridos tiroteados por los irregulares colombianos.
La diputada Delsa Solórzano planteo hasta un voto de censura contra Padrino en la Asamblea Nacional, durante el debate respectivo realizado el martes 6.
La realidad colombiana es más contundente
Entre la parcializada desmesura opositora y el comedido denuncio de Padrino López a nombre del gobierno venezolano y de la FANB -también parcializado-, la realidad colombiana es más contundente por su descomposición política, criminal y moral, que tantos perjuicios ha descargado contra Venezuela durante décadas, algo que la fragmentada oposición venezolana no gusta incluir en sus encendidos discursos, entre otras razones, por los estrechos vínculos cultivados por varios de sus factores más beligerantes con el uribismo asesino y el paramilitarismo colombianos, muy articulados con el narcotráfico y otras mafias que se han ensañado contra nuestra patria, deliberada y sistemáticamente, desde las zonas fronterizas colindantes con nuestros estados Amazonas, Apure, Táchira y Zulia, más de 2.200 kilómetros lineales de frontera binacional.
Este es un debate larvado en Venezuela, pero indispensable asumir en medio de la macro crisis que nos agobia. La oligarquía mafiosa colombiana ha logrado, como nunca, mimetizarse gracias a las corruptelas mafiosas de los chavistas saqueadores que han traicionado al pueblo venezolano esperanzado en un cambio con aliento social y equilibrios favorables a un desarrollo nacional integral. Sin embargo, Colombia está ahí, con su enorme descomposición criminal, sus injusticias seculares y el ánimo anti venezolano de esa cínica oligarquía mafiosa que la oprime, manipula y entrega a los poderes imperiales en boga, hoy convertida en una base norteamericana a las órdenes del Comando Sur del Ejército de Estados Unidos, en su acechanza contra la soberanía y la integridad territorial de Venezuela, algo que tampoco denuncian los opositores uribistas venezolanos: por el contrario, algunos vendepatrias aplauden la desastrosa posibilidad de una intervención militar colombo-estadounidense en la patria de Simón Bolívar, por lo que carecen de audiencia y liderazgo en el corazón del pueblo venezolano.
La narco-sociedad colombiana
Colombia es territorio de cultivo, procesamiento y exportación de drogas de muy diversos tipos, desde marihuana hasta cocaína y heroína, por lo que es considerada junto con Afganistán como principal potencia mundial en el ramo. Sería interminable referir fuentes multilaterales internacionales al respecto, pero valen algunas citas de publicaciones de diversas latitudes:
1.- "Es la mayor producción de cocaína de la historia. En el 2016, los narcos sacaron al mercado 940 toneladas del polvo blanco. Lograron batir su propio récord del 2015 (646) y todo gracias a que los sembradíos de coca crecieron un 52%: pasaron de 96.000 hectáreas a 146.000. Los datos corresponden al Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI), dependiente de la ONU."
https://www.elmundo.es/internacional/2017/07/14/5968e8af468aeb71688b45d8.html

2.- "Colombia es el primer productor mundial de cocaína... El 90 % de la cocaína incautada en Estados Unidos tiene origen en Colombia. Con esa cifra... el Departamento de Estado de Estados Unidos volvió a agitar el debate por la estrategia contra las drogas que se implementa en el país que sigue ostentando el 'primer lugar como productor de esa droga en el mundo'", publicó la revista SEMANA de Bogotá, cuyo reportaje especifica:

"Los cultivos de coca en Colombia aumentaron un 39 % en el 2014 y 42 % en el 2015. Pasó a 159.000 hectáreas, uno de los máximos récord. Un aumento de casi un 100 % desde el 2013. (...) El número de muertes por sobredosis en EE. UU. por cocaína en el 2015 fue el más alto desde el 2007", se lee en uno de los apartados del documento.
https://www.semana.com/nacion/articulo/cultivos-ilicitos-en-colombia-informe-del-departamento-de-estado/517216
3.- "Colombia está exportando más cocaína que nunca y no sabemos quiénes son realmente los capos de este negocio. Hoy en día la mejor protección para los capos no son los ejércitos privados, sino el anonimato para evitar el radar de las autoridades y pasar como hombres exitosos de negocios".
https://www.rcnradio.com/colombia/colombia-exporta-hoy-mas-cocaina-que-nunca-experto-jeremy-mcdermott
4.-  "El 94 % de todas las muestras de coca decomisada en EU tenía como origen Colombia"
https://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/02-2018-narcotrafico-que-tan-mal-le-fue-a-colombia-en-2017
5.- Oficialmente, el ministerio de Justicia de Colombia, desde su "Observatorio de Drogas de Colombia", reconoce que en 2017, los cultivos de coca alcanzaron 171.494,94 hectáreas en crecimiento sostenido y alarmante desde 2012 (47.788 Has.) a 2017, y los de amapola (base de la heroína) ocuparon 462,00 hectáreas, con baja respecto a 2015 (591,8 Has.). 
http://www.odc.gov.co/sidco/perfiles/estadisticas-nacionales

6.- "Colombia pasó de productor a ser uno de los principales consumidores de droga... Las cifras del estudio 'Narcomenudeo en Colombia, una transformación de la economía criminal'  del DNP son contundentes, el país hoy en día ocupa el cuarto lugar a nivel regional en consumo de cocaína y marihuana, siendo los centros urbanos los lugares en donde se presenta el mayor número de consumidores. Cifras del DNP  (Departamento Nacional de Planeación) revelan que en el país existen cerca de 1‘500.000 consumidores, de los cuales 832.000 viven en las ciudades capitales como Bogotá, Barranquilla, Medellín, Bucaramanga, Santa Marta y Pereira".
https://www.dinero.com/pais/articulo/cuanto-mueve-el-negocio-del-narcotrafico-en-colombia-2017/241953
Lo cierto es que las mafias colombianas producen unas 1.000 toneladas de cocaína anualmente (2017), y según estimaciones oficiales del DPN su peso en el PIB podría estar en el orden del 3,8 %, para unos 20,5 billones de pesos y 260 % de utilidad compartida entre productores de coca, narcotraficantes y microtraficantes. 
Aproximadamente el 20 % de la cocaína colombiana -unas 200 toneladas-  es enviado a Venezuela por las poderosas mafias, cuya actividad no sería posible sin la complicidad de factores de poder de la sociedad colombiana, de autoridades corrompidas o incorporadas al trabajo mafioso, y de oficiales y subalternos de la "fuerza pública", expresión que en Colombia incluye a las Fuerzas Armadas y policías. De hecho, durante los dos períodos del gobierno del presidente Juan Manuel Santos (2010-2018), el crecimiento del narcotráfico fue vertiginoso, como se ha indicado arriba.
Violencia y desplazados
La violencia política, con trágicas etapas de sangre y sufrimiento, ha sido consustancial al sistema político colombiano, cuyas oligarquías han sido especialmente sanguinarias, en contubernios con terratenientes nacionales y extranjeros. Huellas y secuelas llegan a nuestros días, si se quiere, desde el intento frustrado de magnicidio contra el Libertador Simón Bolívar (1828) en Bogotá y el asesinato del Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre (1830) en Berruecos, departamento del Cauca.
En 1928, se produce una matanza bestial por presión de Estados Unidos para poner fin a una masiva huelga de trabajadores bananeros cerca de Santa Marta, en el departamento del Magdalena:
"La masacre de las Bananeras fue una matanza de los trabajadores de la United Fruit Company que se produjo entre el 5 y el 6 de diciembre de 1928 en el municipio de Ciénaga, Magdalena cerca de Santa Marta (Colombia). Un número indefinido de trabajadores murieron después de que el gobierno de Miguel Abadía Méndez decidió poner fin a una huelga de un mes organizada por el sindicato de los trabajadores que buscaban garantizar mejores condiciones de trabajo. El gobierno de los Estados Unidos de América había amenazado con invadir Colombia a través de su Cuerpo de Marines, si el gobierno colombiano no actuaba para proteger los intereses de la United Fruit Company.
"El 28 de noviembre de 1928 estalló una gran huelga en la zona bananera de Ciénaga, una huelga masiva jamás vista en el mundo. Más de 25 000 trabajadores de las plantaciones se negaron a cortar los bananos producidos por la United Fruit Company y por productores nacionales bajo contrato con la compañía. A pesar de tal presión, la United Fruit Company y sus trabajadores no lograron un acuerdo colectivo, la huelga terminó con un baño de sangre: en la noche del 5 de diciembre, soldados colombianos dispararon sobre una reunión pacífica de miles de huelguistas, matando e hiriendo a muchos. La noche ha sido grabada en la conciencia de los colombianos por los novelistas Gabriel García Márquez, en su obra Cien años de soledad, quien nació en la zona bananera un año antes de la huelga".
https://es.wikipedia.org/wiki/Masacre_de_las_Bananeras

1936 es recordado amargamente por matanzas de origen político entre liberales y conservadores, pero es el asesinato de Gaitán en 1948, el reconocido hecho histórico que hizo hito en esa historia sangrienta, que aún no ha cesado en Colombia. Carlos Meneses Reyes lo describe así, en Rebelion.org:
"Un año después del magnicidio del caudillo liberal y candidato a la Presidencia, Jorge Eliécer Gaitán; el 9 de abril de 1949, el escenario de matanzas fratricidas cundía por todo el territorio colombiano. Los partidos oligárquicos: Liberal y Conservador, incentivaban la violencia bipartidista.
"La reacción popular por el asesinato de Gaitán se conoce como “el bogotazo”, generando un estado de conmoción y parálisis nacional; así como llamados a la toma del poder popular. El entonces gobierno de Mariano Ospina Pérez, inició la más cruel persecución contra el campesinado y los liberales en las ciudades. Alistando como suya a la Policía Nacional, cual aves de mal agüero, se desplazaban por los campos y barrios populares en las ciudades, arrasándolas, recibiendo el nombre de policías chulavitas. Desde entonces el carácter de policía política criminal y represiva no ha cesado con su actividad en Colombia.
Ya para inicios del año de 1949, conocido como el año electoral, la reacción de protestas populares fue sofocada a sangre y fuego; consolidándose los oligopolios liberales y conservadores en la conducción del Estado colombiano."
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=176066

La más reciente historia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC (1964), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Movimiento 19 de Abril (M-19, ya desaparecido) y otros movimientos guerrilleros; la acción represiva de los sucesivos gobierno y las Fuerzas Armadas; y la estructuración de las fuerzas paramilitares al amparo del Estado colombiano, cuyas atrocidades no tenían precedentes en la historia de América Latina y el Caribe, hacen un cóctel de violencia fratricida que escaló a dimensiones catastróficas para el pueblo colombiano, víctima del golpeteo de la metralla, las amenazas y el exterminio sanguinario de familias enteras.

El desplazamiento de poblaciones enteras dentro del territorio colombiano por los combates entre guerrilleros, militares y paramilitares, y por la furia paramilitar ya ligada con las mafias del narcotráfico, tampoco ha tenido precedentes en América Latina y el Caribe. 

Hernán Tovar Pinzón lo describe así en su Emigración y éxodo en la historia de Colombia:

"Desde 1994 la cifra de desplazados ha ido creciendo y con ello se expanden los cuadros de los traumas personales, familiares, comunales y locales. En 1997, “cada hora 28 colombianos se vieron obligados a abandonar sus hogares víctimas de la violencia política” mientras que en el año 2000 la cifra de desplazados alcanzó a 300 mil personas. En resumen: entre 1985 y 1994 hubo 700 mil desplazados, mientras que entre 1995 y 1999, la cifra se elevó a 1.760.000 desplazados más.  De ellos, 86.799 hogares abandonaron 3.057.795 hectáreas de tierra entre 1996 y 1999. El impacto humano, económico, social y sicológico es tan complejo, que el Estado colombiano parece no comprender aún que se trata de una bomba de tiempo que recorre el país y se aglutina en las goteras de las grandes y pequeñas ciudades. Durante el primer trimestre del año 2001 arribaron a Bogotá 22.620 desplazados, la mayoría provenientes de zonas rurales mientras que en los primeros 8 meses del mismo año 870 familias habían sido desplazadas en el Departamento de Cundinamarca. Un flujo migratorio que ha hecho comunes escenas de desesperanza y abandono de familias que encuentran ciudades hostiles a su condición de refugiados".
https://journals.openedition.org/alhim/522

Cerca del 20 % de la población colombiana ha tenido que emigrar hacia el exterior o desplazarse forzosamente dentro del territorio nacional. Las cifras varían, pero Venezuela es testimonio viviente de millones de colombianos y colombianas que vinieron a asentarse en nuestra patria, con el cariño y la solidaridad propia del pueblo venezolano, hoy en dificultades inéditas.

Venezuela y Ecuador, fronterizos, han recibido el impacto de los refugiados colombianos, aunque otros destinos como Estados Unidos y España (punto de ingreso a Europa) también han sido receptores de emigrantes colombianos, por oleadas. 

"Colombia volvió a ser el país con más desplazados internos", anunció el diario El Tiempo de Bogotá: 
"Con 7,7 millones de personas desplazadas en 2017, Colombia volvió a ubicarse como el país con más desplazados internos en el mundo, según el informe anual Tendencias Globales presentado este martes por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).
"El país conservó el primer lugar en esta clasificación por delante de Siria, que lleva cerca de ocho años inmersa en una cruenta guerra civil, y a pesar de que las conversaciones de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc concluyeron con un acuerdo de paz.


"Durante el 2017, de acuerdo con el informe, 91.431 personas fueron desplazadas. No obstante aclara que esa cifra podía crecer, pues debido al proceso de declaración, valoración y registro los datos tardan en entrar en la base de datos".

https://www.eltiempo.com/justicia/conflicto-y-narcotrafico/colombia-volvio-ser-el-pais-con-mas-desplazados-internos-en-el-mundo-segun-la-acnur-232658

Dentro de ese cuadro de violencia política y social, más la descomposición delictiva mafiosa, Colombia no solo se ha convertido en exportador de cocaína, marihuana y heroína, sino que al ritmo de los desplazamientos internos de su población y el éxodo hacia el exterior de millones de sus nacionales, también es activo exportador de mafias de todo tipo, tan expertas como sanguinarias y despiadadas. Y Venezuela ha sido convertida en especie de El Dorado para todo tipo de delincuentes colombianos, lo que nunca podrá ser negado por la oligarquía mafiosa que gobierna el vecino país.

No se trata de fobia anti-colombiana sino de constatación honesta y responsable de los efectos negativos de la descomposición histórica de Colombia, que siempre ha afectado a Venezuela: el 100 % de la droga que se consume, trafica y exporta en Venezuela es de factura colombiana, pero las autoridades de Bogotá pretenden ignorarlo, como desconocen deliberadamente que los más importantes tipo delictivos en boga hoy en Venezuela son de origen colombiano. ¿Y qué del contrabando de combustibles, alimentos y todo tipo de mercancías desde Venezuela hacia Colombia, cuya práctica perversa encontró caldo de cultivo en delincuentes venezolanos asociados, entre ellos militares y policías corrompidos y codiciosos, igual que en otros traidores a la patria del Sistema Judicial, gobernaciones y alcaldías fronterizas? 

El pueblo colombiano -el trabajador y honesto, el solidario y afectivo- debe comprender que su tragedia histórica nos afecta a venezolanos y venezolanas, como nuestros problemas profundos,  a ellos. En ese plano de amistad y entendimiento para superar las dificultades, es que debemos actuar de consuno, hermanados en torno a intereses comunes y propósitos compartidos de paz, bienestar y honestidad.

Sirva este breve planteamiento también, en esta hora trágica, para honrar a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana (excluyendo a los corruptos que la mancillan, saqueadores de la patria y traidores a su juramento, hoy dedicados al enriquecimiento ilícito de la manera más obscena, llegando a la asociación para delinquir con las mafias colombianas de todo tipo que presionan en nuestro territorio). 

La FANB no tiene otro camino que retomar virtudes y deslastrarse de los miserables ladrones y abusadores del poder que, desde su seno, ofenden la moral pública y deshonran la misión histórica que le corresponde cumplir. 

MANUEL ISIDRO MOLINA

viernes, 2 de noviembre de 2018

¡Teodoro, hombre de pie!


Teodoro fue un hombre digno. Lo recuerdo con afecto, uno de los más importantes fundadores del Movimiento al Socialismo, MAS, el proyecto político colectivo más relevante de la segunda mitad del s. XX venezolano, en el cual militamos. Mis condolencias a sus familiares, amigos y compañeros de sus luchas políticas desde los tiempos de confrontación con la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez (1952-1958).

La muerte lo alcanzó luchando en silencio profundo, algo que jamás podrá entender Diosdado Cabello, su peculiar carcelero, quien solo dejó de hostigarlo brutalmente a través del podrido Sistema Judicial venezolano actual, cuando médicos forenses "comprobaron" que Teodoro presentaba un cuadro depresivo severo, porque sobre él pesaba una injusta "prohibición de salida del país" y presentación periódica a un tribunal penal, mediante petición forjada por el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), sus abogados y los funcionarios judiciales del caso. 

Teodoro nunca se doblegó ante los poderes que combatió desde joven, y menos lo iba a hacer ante el abuso de poder aplicado selectiva y sádicamente por capos politicastros sin sentido alguno de la dignidad y la valentía que él encarnó ejemplarmente, toda su vida.

La partida de Teodoro deja la imagen rechoncha, brutal y grotesca de Diosdado Cabello en su exacta dimensión: minúscula, aunque ampulosa y desbordada en su aprovechamiento de los recursos del Estado, a manos llenas. Todos quienes aplaudimos la vitalidad política, intelectual y humana de Teodoro camino a la eternidad, vemos desnudo a su carcelero peculiar en su pobreza humana y ridiculez política. Sabemos muy bien de qué lado está el bribón.

Perdedor de muchas de sus batallas -como todo aquel que hace propósitos contracorriente- Teodoro aplastó a su carcelero con un profundo silenció, rebelde y arrecho: prefirió matarse en vida, que doblegarse ante el abuso de poder concertado que lo hizo víctima acusándolo de "victimario" en amañado juicio de acción privada. Sin duda, resistió el embate con dignidad y murió resistiendo. 

Bien lo sabemos quienes lo conocimos y compartimos con él postulados y luchas, aún en la polémica y la confrontación política. Teodoro siempre se distinguió por sus capacidades intelectuales, su valentía al asumir reto tras reto con autenticidad, y su gran honestidad personal, un tanto arisco a la distancia pero llano y afectivo en el trato personal.

Duro en la polémica, siempre la alimentaba con sus conocimientos y ebullentes convicciones. Así fue Teodoro durante su militancia en el Partido Comunista de Venezuela, la lucha guerrillera de los años sesenta y la gran polémica qué catalizó a partir de 1999, con su mejor libro: Checoslovaquia, el socialismo como problema, que lo catapultó a nivel mundial en la discusión del movimiento comunista, socialista y progresista internacional, que venía de la crítica por Nikita Kruchev del estalinismo soviético (Congreso del Partido Comunista de la URSS, 1956) y se aceleró con la pasmosa invasión soviética de Checoslovaquia en agosto de 1968.

En Venezuela, la vida interna del PCV explotó: en diciembre de 1970 se produjo su división, y el 19 de enero de 1971 nacía el Movimiento al Socialismo (MAS). Teodoro se contaba entre los más brillantes fundadores del nuevo partido. No fue que "Teodoro fundó al MAS", como reseñan algunos hoy, cargados con la monserga cultivada por el mercadeo estadounidense de la política ("marketing político"). En realidad, el MAS fue producto de un vigor colectivo sin precedentes en la política venezolana, en el que Teodoro descollaba junto a Pompeyo Márquez, Freddy Muñoz, Luis Bayardo Sardi, Argelia Laya, Eloy Torres, Carlos Arturo Pardo, Víctor Hugo D'Paola, Germán Lairet, Antonio José "Caraquita" Urbina, Rafael Guerra Ramos y muchísimos otros que a lo largo y ancho del país dieron lo mejor de sí junto a decenas de miles de jóvenes que militábamos en la Juventud Comunista de Venezuela (JCV). Modestamente, me cuento entre los fundadores de la Juventud del MAS en la Unión Soviética, donde cursaba estudios universitarios en la bella ciudad de Leningrado.

Nunca el MAS tuvo algún liderazgo individual y, mucho menos, autocrático. El vigor colectivo encendía las discusiones y sus conclusiones iban siendo construidas al calor de las muy ricas polémicas: Teodoro entre los primeros, por supuesto.

Con gran afecto y respeto, me permito transmitirles solo dos experiencias mías con Teodoro, una siendo ambos diputados al Congreso de la República; y la otra, entrando él al gobierno del presidente Rafael Caldera, y yo renunciando a mi militancia en el MAS:

Enero 1996: fui llamado por mi también amigo Luis Manuel Esculpi, director encargado de la fracción parlamentaria del MAS, a una reunión en la oficina de Teodoro en el edificio administrativo del Congreso (Pajaritos), y para sorpresa mía, esa "encerrona" (así le decíamos a la reuniones reservadas) tenía el propósito de proponerme ejercer la jefatura parlamentaria del partido, seguramente por mi experiencia como subdirector parlamentario, presidente de la Comisión Permanente de Medios de Comunicación Social de la Cámara de Dipùtados, y miembro de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados durante los últimos tres años. Si mal no recuerdo, estaban presentes Enrique Ochoa Antich y Gustavo Márquez, secretario general y presidente del MAS, respectivamente, Víctor Hugo D'Paola, Esculpi y Teodoro, quien me hizo el planteamiento.

Lo agradecí, pero no acepté la propuesta que tuvieron a bien hacerme: ya había adquirido el compromiso gremial de optar por la presidencia del Colegio Nacional de Periodista, les dije, a lo que Teodoro me ripostó:

-Coño, llave, ¿qué vas a hacer tu en ese gremio? El jefe de la fracción es el segundo dirigente más importante del MAS, después del secretario general, argumentó, lo que no varió mi decisión.

Marzo 1966: renuncié al MAS en rueda de prensa desde la presidencia de la Comisión de Medios de la Cámara de Diputados. La primera llamada que me pasó mi directora de secretaría Arminda de Yánez, fue la de Teodoro:

-Chiro, ¿cómo se te ocurre renunciar en el momento en que yo voy entrando al gobierno del presidente Caldera?

Mi respuesta fue cordial y firme, me la reservo porque importa lo que me dijo Teodoro:

-Bueno, llave, nos vemos en el camino...

Así lo recuerdo, con afecto y admiración sincera, aunque nuestros caminos se bifurcaron:

"Al calor de su partida, Venezuela comenzará a valorar a Teodoro Petkoff en su real dimensión política, intelectual y humana, lejos de las mezquindades y bajezas que tanto lo afectaban. Con ustedes comparto el abrazo a ese valioso y polémico amigo, hombre de pie", escribí ayer por Twitter.

Como director del diario El Mundo y editor-director de Tal Cual, Teodoro demostró sus grandes capacidades intelectuales y políticas vertidas cotidianamente al buen periodismo político, contundente y de altura.

Teodoro fue un hombre tenaz, corajudo. Ahora también lo sabe Diosdado Cabello.


martes, 30 de octubre de 2018

Gustavo González López, general en jefe del Ejército desempleado


Gustavo Enrique González López (GEGL) es noticia por su destitución de la jefatura del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), mediante decreto 2.524, publicado en la Gaceta Oficial, en el cual se nombre como sustituto al general de división del Ejército, Manuel Ricardo Cristopher Figuera.

Como se le vea, es un duro golpe al clan Cabello, cuyo capitán ha sido celoso protector y beneficiario del meteórico ascenso de GEGL, quien es el único "general en jefe del Ejército" sin empleo, en la era Chávez-Maduro. Como alférez de la Academia Militar de Venezuela, ocupó el puesto número 45 de la promoción "Coronel Antonio Nicolás Briceño" (1982), entre cuyos integrantes destacan el también general en jefe Henry Rangel Silva (Nro. 26), ex ministro de la Defensa y actual gobernador del estado Trujillo; el capitán (r) Antonio Rafael Rojas Suárez (Nro. 10), ex gobernador del estado Bolívar; y el capitán (r) Carlos Luis Aguilera Borjas (Nro. 48), quien recibió la bicoca de 98 millones de dólares de manos de los corruptos empresarios españoles que fueron contratados para la "Rehabilitación de la Línea 1 del Metro de Caracas" (2008), bajo la presidencia de Gustavo González López, affaire que fue asumido irresponsablemente por el presidente Hugo Chávez, quien lo destituyó del Metro de Caracas y del Metro Los Teques, pero en diciembre de 2008 lo designó comandante de la 5ta. División de la Selva del Ejército, con sede en Ciudad Bolívar.

Dicho escándalo está recogido en nuestro blog bajo los títulos: 

"90 millones de dólares cobró Carlos Aguilera a españoles por contrato de rehabilitación del Metro de Caracas" 
https://manuelisidroxxi.blogspot.com/2015/03/escandalo-90-millones-de-dolares-cobro.html 

PASANDO LA HOJA / Affaire en el Metro de Caracas

https://manuelisidroxxi.blogspot.com/2015/05/pasando-la-hoja-affaire-en-el-metro-de.html

González López fue nombrado comandante general de la Milicia Bolivariana el 30 de julio de 2011; y se desempeñó como secretario de la Unidad de Seguridad e Inteligencia del Sistema Eléctrico Nacional. Desde el 17 de febrero de 2014, ocupaba la Dirección General del SEBIN, siendo también nombrado ministro de Interior Justicia y Paz (2015-2016) por el presidente Nicolás Maduro Moros, quien lo acaba de remover.

Fiel ficha del clan Cabello, GEGL no ha sido requerido por la Contraloría General de la República ni por la Fiscalía General de la República por su desempeño en la presidencia de la C. A. Metro de Caracas y de la C. A. Metro Los Teques, durante las rectorías de los ministros José David Cabello Rondón, actual Superintendente Nacional Tributario (SENIAT); teniente coronel (Ej) Isidro Ubaldo Rondón Torres, ex presidente de la Fundación Pro-Patria 2000 en el año 2004, actualmente mayor general; y Diosdado Cabello Rondón, hoy presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Su destitución como jefe del SEBIN es vinculada al asesinato del joven concejal opositor Fernando Albán, aunque su desempeño también es severamente criticado por sus negativas de libertad a procesados con boletas judiciales de excarcelación y supuestos maltratos (torturas) a presos por motivaciones políticas. 

MANUEL ISIDRO MOLINA




viernes, 19 de octubre de 2018

PASANDO LA HOJA / El fracaso del plan Maduro-El Aissami

El presidente Maduro está obligado a reflexionar sobre la dimensión de la macro crisis que no ha sabido enfrentar y superar, como Jefe de Estado y de Gobierno. Sus opciones se minimizan.

MANUEL ISIDRO MOLINA
No es que a uno se le antoje ser "anti-madurista", porque primero tendría que haber algo que justifique la existencia de eso que algunos gustan llamar "madurismo", desde dos tendencias-base -que sí existen y son corresponsables de la macro crisis-, el chavismo y el antichavismo; pero desde aquel viernes 17 de agosto, cuando el presidente Nicolás Maduro esbozó su "Plan de Recuperación Económica", hasta hoy, no existe un solo indicador del tan proclamado éxito de la colcha de retazos que luego el vicepresidente de gobierno para el área económica, Tareck El Aissami, terminó de anunciar que entraría en vigor a partir del lunes 20.08.

Su fracaso es evidente: la espiral hiperinflacionaria no ha cesado, atosigando al pueblo empobrecido y malnutrido; la pulverización del bolívar sigue su curso rozando los 200 Bs.S por US$ en el mercado paralelo; la caída de la producción petrolera (crudos y derivados) sigue en picada; la depauperación de servicios públicos y privados se enseñorea y profundiza (electricidad, agua, salud, telecomunicaciones, etc.); la caída del producto interno bruto (PIB) se aprecia indetenible; y la corrupción "galopa", lo único cierto e importante que ha dicho el somnoliento Contralor General impuesto por el principal anillo de poder en Venezuela: "Cilita" y "Nico". 

No existe un solo indicador positivo, que el gobierno pueda mostrar: todos los rubros están en decrecimiento, estancados o muy por debajo de los requerimientos de la menguante población venezolana; y nuestra economía sigue siendo la más delictiva, disparatada y dislocada de América Latina y, tal vez, del mundo.

De las nueve líneas fundamentales del plan Maduro-El Aissami, ninguna muestra aliento. Veamos:

1.  Establecer el equilibrio fiscal y las leyes tributarias. 
2. Abrir las nuevas políticas cambiarias a través de la nueva renta petrolera. 
3. Continuar la salarización de los ingresos al 100 por ciento, con las tablas salarizadas y ancladas en el Petro por un año. 
4. Estabilizar los precios de los productos, conforme al sistema cambiario real.
5. Elevar la producción con los compromisos alcanzados en el Congreso Constituyente obrero.
6. Aumentar  los ingresos de divisas internacionales al país.  
7. La expansión del Petro como una moneda internacional para realizar comprar internacionales.
8. El mejoramiento del sistema de transporte nacional.
9.  Consolidar y perfeccionar el sistema de protección social de los venezolanos, entre ellos el CLAP, la regularización de su entrega cada 15 días, la integración de productos de limpieza y otros rubros. Así como la continuidad de los bonos de protección social.  


Si la realidad no fuera tan dura -dolorosa- podríamos reírnos a carcajadas de Maduro, sus ministros del área económica y los complacientes miembros del Directorio del Banco Central de Venezuela, en primer lugar; y de sus exégetas, entre quienes destacan por razones obvias, Jorge Rodríguez y Diosdado Cabello, controladores y aprovechadores del sistema público de televisión, radio, internet, redes sociales y medios impresos, sostenido para la censura y la manipulación con ingentes recursos financieros, humanos, materiales e institucionales del Estado venezolano. 


En su alocución del viernes 17.08, el presidente Maduro develó el fracaso del "plan", el más inacabado e improvisado de estos tiempos de arcaísmos ruralistas, que en enero próximo arribarán a sus veinte años con esta enorme torta fétida de corrupción -la más espantosa de nuestra historia-, fracaso, irresponsabilidad y traiciones. Se atrevió a decir que él, personalmente, lo había concebido, lo que más que una extravagancia personalista fue una confesión de su ignorancia supina y la poca valoración que del talento y la probidad tiene el Jefe de Estado que nos delegó Hugo Chávez aquel 8 de diciembre de 2012, cuando lo impuso como presidente-heredero. 

Este fracaso catastrófico -como lo señalé la noche del mismo 17 de agosto por las redes sociales- desnuda la incompetencia y la corrupción del gobierno, cuya pésima fama niega reconocimiento público nacional e internacional para una próxima posibilidad de intento de algún otro "plan" económico, ya sobre los escombros de la patria y el mayor sufrimiento de nuestro pueblo.

Y ante este colapso, al presidente Maduro y a los factores de poder que todavía le sostienen, solo les queda negociar el inicio de un proceso de dimisión que -en paz, sin odio ni retaliaciones injustificadas, pero sin impunidad para los saqueadores que deben ser procesados judicialmente- abra un camino nacional y soberano, de transformación integral y reconstrucción moral de la República, con lo mejor de la Venezuela libre y solidaria, cerrando también la posibilidad del empoderamiento a los factores minoritarios neoliberales y pro imperialistas, que junto con el gobierno hacen parte del desastre. 

Para facilitar este rumbo inmediato, requerimos mucha sensatez, probidad, capacidad de trabajo y desinterés al servicio de nuestra patria y la felicidad del pueblo venezolano. En esto, la parte no corrompida de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) tiene un rol que cumplir para garantizar la estabilidad y seguridad de un proceso cívico inédito de reconstrucción nacional, que no será fácil ni estará exento de acechanzas y grandes dificultades nacionales e internacionales.

El presidente Maduro está obligado a reflexionar sobre la dimensión de la macro crisis que no ha sabido enfrentar y superar, como Jefe de Estado y de Gobierno. Sus opciones se minimizan, aunque el entorno de corrupción, censura y manipulación que lo envuelve y engaña le muestre una "recuperación" y una "prosperidad" que ni existen ni son posibles con la continuidad de su gobierno.




martes, 16 de octubre de 2018

IPS / América Latina retrocede en el objetivo de "hambre cero"

Una niña ayuda a su familia, pelando yuca en Acará, en el noreste de la Amazonia brasileña. Más de cinco millones de niños sufren desnutrición crónica en América Latina, una región donde se ha retrocedido en la meta de erradicar el hambre y la pobreza extrema, al mismo tiempo que crece la obesidad, que afecta a siete millones de niños.
Crédito: Fabiana Frayssinet/IPS


SANTIAGO, 12 oct 2018 (IPS) - Por tercer año consecutivo América del Sur retrocedió en el objetivo mundial de lograr el hambre cero en 2030, al registrar 39  millones de habitantes que viven con hambre y cinco millones de niños que sufren desnutrición.
“Es muy angustiante porque no  estamos progresando. Estamos mal, vamos en reversa. Uno puede aceptarlo en un año de una gran sequía o una crisis en algún lugar, pero ya cuando son tres años, ello marca tendencia”, reflexionó Julio Berdegué, máxima autoridad de la FAO en América Latina y el Caribe.
El representante regional de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) dijo que causa preocupación que no sea América Central, la subregión más pobre, la que está echando por la borda los esfuerzos, sino que sean los países suramericanos los que se estancaron.
“Más de cinco millones de niños y niñas en América Latina están con desnutrición permanente. En el continente de la abundancia alimentaria, el continente de países de ingresos medios altos y altos, cinco millones de niños…Es inaceptable” Julio Berdegué
“Más de cinco millones  de niños y niñas en América Latina están con desnutrición permanente. En el continente de la abundancia alimentaria, el continente de países de ingresos medios altos y altos,  cinco millones de niños…Es inaceptable”, sentenció en una entrevista con IPS en la sede regional del organismo en Santiago.
“Son niños cuya vida ha sido ya cicatrizada. Niños que aunque ahora intervengamos los países, los gobiernos, la sociedad civil, las oenegés, las iglesias, las  comunidades, su vida ya quedó marcada. El potencial de desarrollo de un niño cuyos primeros meses y años de vida están marcados por la desnutrición ya está limitado radicalmente para toda su vida”, subrayó.
¿Qué hacer para volver a avanzar? En línea con el lema del Día Mundial de la Alimentación, el 16 de octubre, cuyo lema  este año es “Nuestras acciones son nuestro futuro. Un mundo hambre cero para 2030 es posible”, Berdegué subrayó la responsabilidad de los gobiernos y de toda la sociedad.
Los gobiernos, dijo, deben “convocarnos a todos, facilitar, apoyar, promover la creación de empleo y los ingresos, sobre todo para las personas de los estratos socio económicos más débiles”.
Remarcó, asimismo, que también se requieren políticas de protección social, paz y ausencia de conflictos y enfrentar el cambio climático.

Nuevos alimentos para mejorar la nutrición
En la pequeña localidad de Los Muermos, cerca de Puerto Montt, 1.100 kilómetros al sur de Santiago, nueve mujeres y dos hombres recolectores de algas están movilizados para crear nuevos alimentos, con los que quieren contribuir a frenar tanto la subalimentación como la sobrealimentación, tanto en Chile como en países vecinos. Su producto estrella es la mermelada de cochayuyo (dulvillaea antárctica).
“Yo crecí en el agua. Hace más de 30 años que trabajo con el mar. He sido recolectora de orilla”, contó Ximena Cárcamo, de 48 años, presidenta de  la Cooperativa Pesquera Flor del Mar
La alguera destacó a IPS desde Los Muermos el gran potencial del cochayuyo y otras algas “que ayudan en la salud y a la nutrición porque tienen muchos beneficios para la gente”, en una región con altos niveles de pobreza y vulnerabilidad social, que se traducen en subalimentación.
“Le estamos sacando valor agregado a productos que tenemos en nuestra localidad. Queremos que la gente los consuma y por eso hicimos mermeladas porque los niños no comen algas y en Chile tenemos tanta cosa que la gente no consume y que podrían ayudar a mejorar la alimentación”, explicó.
En una primera etapa las mujeres, con respaldo del Centro Acuícola y Pesquero de Investigación Aplicada, identificaron qué las algas tienen alto valor nutricional, son ricas en minerales, proteínas, fibra, vitaminas y presentan bajos niveles de azúcares.
Las algueras crearon el recetario “cocinando con algas de la huerta del mar”, incluyendo recetas dulces y saladas entre las cuales helado de cochayuyo, arroz con leche y luche y ceviche de reineta con chicoria de mar.
Ahora el proyecto apunta a crear alimentos con alto valor agregado como barras energéticas.
“Queremos llegar a los colegios, adonde no se consumen algas. Por eso queremos ir mezclándolas con fruta deshidratada de nuestro sector”, dijo Cárcamo, al insistir que una alimentación sana y variada introducida en la gente desde la infancia, es el camino para combatir la desnutrición, así como la “espantosa” situación de sobrepeso y obesidad que afecta a Chile, así como al resto de América Latina.

La paradoja de la obesidad
“La obesidad nos está matando…mata más personas que el crimen organizado”, alertó Berdegué, al resaltar que en materia de nutrición la región soporta por un lado la subalimentación y por otra la sobrealimentación.
“Casi 60 por ciento de la población de la región tiene sobrepeso. Hay 250 millones de candidatos a la diabetes, cáncer de colon o accidentes cerebro vasculares”, describió.
Detalló que “hay 105 millones de obesos, que son candidatos aventajados a estas enfermedades. Más de siete millones de niños  son obesos con problemas de autoestima, desarrollo emocional y físico. Son niños candidatos a morir jóvenes”, describió.
Según Berdegué, este problema “está creciendo desbocadamente…estamos metiendo cuatro millones de obesos más cada año a esta región”.
La última estadística del 2016 dio cuenta de 105 millones de obesos en América latina y el Caribe, luego que solo cuatro años antes estos eran 88 millones.
Ante esta situación, el representante regional la FAO subrayó que es necesario  transformar  profundamente el sistema alimentario.
”Cómo producimos, qué producimos, qué importamos, cómo se distribuye, que tal es el acceso en tu barrio. Qué haces si vives en un barrio en que la única tienda que está a 500 metros, solo vende comida ultraprocesada y no vende verduras ni  frutas”, explicó.
Berdergué criticó severamente “la publicidad, que nos está metiendo todos los días que la buena alimentación es irnos a sentar a un restaurante de comida rápida y zamparnos  2.000 calorías de chatarra como si nada”.

Cambio de políticas, además de hábitos
“Hay que cambiar hábitos, sí, pero hay que cambiar políticas. Hay países, por ejemplo en las pequeñas islas del Caribe, que dependen fundamentalmente de los alimentos que importan. Y la gran mayoría de esos alimentos son ultraprocesados, muchos de los cuales de alimento solo tienen el nombre porque es pura química, pura grasa y mugre”, aseveró.
Insistió en que “nos falta producción de frutas, verduras y lácteos en muchos países o políticas comerciales  que incentiven  la llegada de estos alimentos y no tanto de alimentos chatarras”.
Y para avanzar hacia la meta de hambre cero en apenas 12 años, Berdegue instó también a generar empleos y mejorar los ingresos, porque esa “es la mejor política contra el hambre”.
El objetivo 2 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que conforman la Agenda de Desarrollo 2030, es justamente el del alcanzar el hambre cero, mediante ocho metas específicas.

Pobreza que recrece
“En América Latina no nos falta comida. Nos falta dinero para comprar comida”, reseñó.
Berdegué pidió asimismo que los países retomen las políticas de protección a las personas en condición de pobreza y extrema pobreza.
En la región, según las últimas cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal),  la pobreza creció entre 2014 y 2017, para afectar a 186 millones de personas, 30,7 por ciento de la población. La pobreza extrema afecta a 10 por ciento del total: 61 millones de personas.
Además, en una desigualdad que explica el éxodo del campo a las ciudades, en esta región de 82 por ciento de su población urbana, la pobreza rural afecta a 48,6 por ciento de la población, mientras la urbana representa 26,8 por ciento.
“La FAO insta a los países a repensar las políticas de protección social, particularmente en el caso de la infancia. No podemos dejar que vayamos más  despacio en la erradicación de la desnutrición y del hambre entre los niños y niñas”, aseveró.
Abogó también por la necesidad de paz y el cese de los conflictos porque “tenemos toda la evidencia del mundo que cuando  tú pierdes la paz, el hambre se dispara. Es automático. Los grandes focos y problemas de hambre en el mundo, hoy día, son en lugares donde estamos enfrentados a situaciones de conflicto”.
“Tenemos en la región países donde hay una situación muy convulsionada y los gobiernos tienen que saber que  esa convulsión social y política causa hambre”, concluyó Berdegué.
Edición: Estrella Gutiérrez
http://www.ipsnoticias.net/2018/10/america-latina-conduce-reversa-objetivo-hambre-cero/