Entradas populares

domingo, 5 de octubre de 2014

PASANDO LA HOJA / El vil asesinato de Serra


MANUEL ISIDRO MOLINA

Con título similar, en mi columna del 04.05.2014, escribí sobre El vil asesinato de Otaiza “…fue horrendo, cargado de ira, odio o tenebrosa perversión humana, por lo que expresa el grado deplorable de degradación de la violencia incubada en la sociedad venezolana. Dejando a un lado consideraciones sobre la polémica trayectoria pública del presidente del Consejo Municipal del Municipio Bolivariana Libertador (Caracas), indigna la saña con que fue maltratado moral y físicamente, y finalmente asesinado a tiros.”

Puedo repetir tal apreciación, grave y sincera, sobre el doble asesinato, con mayor saña y demencia, del diputado Robert Serra y su asistente María Herrera, que ha estremecido la opinión pública venezolana e internacional, tanto por la descomposición moral que descargaron sus homicidas, como por el sesgo politiquero inadmisible que le dieron el gobierno, el Psuv y la irresponsable dirigencia de la Asamblea Nacional.

NUEVA MANIPULACIÓN OFICIAL
Ante un hecho tan desgraciado, desgarrador y retador de la fibra humanista de venezolanos y venezolanas, el guión manipulador del gobierno, el Psuv y la mayoría oficialista de la Asamblea Nacional, se está repitiendo. Y eso es inaceptable. Tan grave es, que nuevamente se han involucrado el presidente de la República, Nicolás Maduro, y el presidente de el Asamblea Nacional, Diosdado Cabello -enfatizo-, cabezas de los poderes Ejecutivo y Legislativo de la nación, cuyos discursos mendaces sugirieron, como en el caso Otaiza, una conspiración política tenebrosa.

En mayo pasado, la gubernamental Agencia Venezolana de Noticias (AVN) difundió: "Hace un mes aproximadamente advertía yo que el próximo paso de la derecha eran las muertes selectivas, los asesinatos selectivos, la quema de vehículos. Están tratando de crear una subversión urbana. Eso está claro, expresó Rodríguez Torres durante una rueda de prensa que ofreció desde la sede ministerial en Caracas, con el fin de develar el plan de sedición que desarrolla la derecha venezolana con apoyo del gobierno norteamericano... Hay elementos que señalan que Otaiza fue severamente torturado y maltratado antes de matarlo (...) y la tortura solo es usada por quienes quieren saber algo. Hay una serie de elementos en este homicidio que señalan que no fue perpetrado con un fin tan elemental como el robo, y es en lo que estamos profundizando, señaló.” (AVN, 02.05.2014)

Como confirmaron los hechos, el ex constituyente Eliézer Otaiza murió asesinado por una banda de malandros desnaturalizados, de esos que abundan en la Venezuela actual, y cuentan con protección de verdaderas mafias de la corrupción que les garantizan impunidad o disminución desmesurada de penas y ablandamiento de regímenes de privación de libertad, hasta el punto de que una línea “anti delictiva” del gobierno –desde los ministerios de Interior, Justicia y Paz, y de Servicios Penitenciarios- los ha llevado absurdamente a “negociar oficialmente” con organizaciones criminales de todo orden y, más delicado aún, con capos del crimen organizado bajo condenas de presidio, llamados “pranes”.

¿CRÍMEN PASIONAL?
Con el horrendo asesinato de Otaiza, el gobierno, el Psuv y su irresponsable mayoría en la Asamblea Nacional, hicieron fiesta politiquera, que luego fue anulada ante nuestro pueblo y el mundo por la naturaleza “común” del crimen cometido. Ahora –sin aprendizaje alguno ni recato ético-, repiten el formato, llegando al extremo de decretar “duelo nacional de tres días”, como si algún venezolano eminente hubiese fallecido de muerte natural o a manos del hampa desatada. Correspondía, sí, en todo caso, “duelo oficial”, por tratarse de un parlamentario activo. Pero, nunca más allá. Esa desmesura no ayuda al gobierno, y mucho menos a los presidente Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, además, respectivamente, presidente y primer vicepresidente del partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv). Tampoco, al país. Mucho menos, a la reconstrucción moral de la República.

Hasta que las investigaciones fiscales lo aclaren, y en el expediente judicial respectivo se asiente lo contrario, el horrible asesinato del diputado Robert Serra y su compañera, puede ser considerado como un homicidio pasional, por sus características (decenas de puñaladas) y los conocidos antecedentes de personalidad del hoy occiso, sobre las cuales no entraré en consideraciones, para evitar interpretaciones interesadamente descalificatorias.

Pronto hablará la verdad. No importa cuánto manipulen, como en el caso Otaiza y otros tantos, que no quiero recordar.

Como lo dije desde  mi cuenta Twitter, no escribiré más sobre este horrendo doble asesinato, hasta que hable la justicia, con la verdad, compromiso constitucional y legal que exige sin evasiones al Ministerio Público y al Poder Judicial.

Reitero mis sentimientos de pesar y solidaridad a la familia de quienes fueron tan vilmente asesinados, en este país enlutado por más de 24.000 (veinticuatro mil) homicidios anuales. Sinceramente, extiendo esta manifestación pública de pesar, a sus amigos y correligionarios políticos, a quienes pido la mesura que no han tenido el gobierno, los dirigentes del Psuv y su irresponsable mayoría en la Asamblea Nacional. 



·        DATOS IMPORTANTES PARA LOS INVESTIGADORES DEL CICPC Y FISCALÍA: Probablemente, “lo mató uno de su propia religión (Palería), y ella era su ahijada en religión… La muchacha, que vivía en Quinta Crespo, era su amiga de toda la vida. Serra era ‘hijo de Oyá’, deidad del cementerio; y coronado en Cuba”.

·        DE LA RELIGION YORUBA, LA SANTERIA O REGLA DE OSHA-IFÁ: “Oya es un Osha y está muy relacionada con Ikú, la divinidad de la muerte. Propicia los temporales, los vientos fuertes o huracanados y las centellas. Simboliza el carácter violento e impetuoso. Vive en la puerta de los cementerios. Representa la intensidad de los sentimientos lúgubres, el mundo de los muertos. En la naturaleza está simbolizado por la centella. Junto con Eleguá, Orunla y Obatalá domina los cuatro vientos.” Babalao junior Michel Muñoz, director de Cubayoruba (cubayoruba.blogspot.com)

·        LA VAN A PASAR MAL: “Oyá es una deidad de la religión Yoruba, muy fuerte, es la rectora de los cementerios. La condición sexual es cosa de cada quien, como en cualquier religión, profesión, etc. Oyá es temible en la religión… los autores del crimen la van a pasar muy mal… El santero, por lo general, no es palero; el palero es el brujo de la magia negra. Los hijos de Oyá, por lo general, son espiritistas, tienen mucho astral para contactar con eguns (muertos), tienen facultades innatas”.

·        EN PALERÍA, “los que tienen el grado de ‘padrino’ son Tata. Oyá pertenece a la santería, pero los hijos de Oyá pueden ser paleros”.

·        OMAR TERÁN, representante de la Sucesión de Pablo Vicente Pinto, respondió a los abogados del Consorcio Marshall & Asociados sobre el litigio existente por terrenos donde se asienta el desarrollo urbanístico “Lomas de Santa Fe”. El caso lo lleva el Tribunal VII de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil (Caracas), a cargo del juez Ricardo Esperandío Zamora, por solicitud de nulidad de la venta de lote de terreno propiedad de la Sucesión PVP, realizada por uno de los hermanos Belandria a la empresa Mauaka (Luis Marshall); y de la venta del mismo terreno, por Mauaka a la Asociación Civil Lomas de Santa Fe. La demanda es llevada por el abogado Alejandro González. Afirma el demandante que porta documentos originales y certificados por diversos organismos oficiales, cuya legitimidad es inobjetable, en contra de la presunta compra-venta “fraudulenta” que los afecta. Aspiran aplicación recta de la justicia.

·        DESDE PALO VERDE (Petare), llaman la atención del alcalde Carlos Ocariz: “En Centro Comercial Palo Verde, ultimo piso, Nivel Terraza, mantienen música a todo volumen hasta alta horas de la noche y no dejan dormir los vecinos… es una zona donde vive mucha gente de la tercera edad, y ya no aguantamos los escándalos”.
·         
@manuelisidroXXI


* Ex presidente del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela 
* Licenciado en Comunicación Social - Universidad Central de Venezuela 
* Especialista en Ciencia Política - Universidad Simón Bolívar 
* Columnista del semanario LA RAZÓN  
* Asesor en análisis de entorno político y social.

No hay comentarios: