Entradas populares

martes, 17 de noviembre de 2015

La III Guerra Mundial no está lejos


Pese a las diversas y sucesivas advertencias, quienes siempre apoyaron los genocidios de Israel sobre Palestina incluyendo masacres en la franja de Gaza, convertida en el mayor campo de concentración del mundo, seguían creyendo que las guerras no les harían sangrar y llorar junto a la Humanidad entera.


Las masacres de París tienen sus antecedentes inmediatos en Irak, Libia y Siria o Líbano y Yemen. Tanto como el fatídico 11 de septiembre en EEUU, los tuvo en Afganistan.

Francia declara "la guerra" al yihadismo del Estado Islámico (EI) como EEUU lo hizo contra Al Qaeda, luego de haberlos financiado, armado, entrenado y protegido para que hicieran la "guerra de perros" entre facciones terroristas islámicas y tumbaran gobiernos destruyendo países enteros sobre millones de cadáveres mutilados y calcinados: niños, niñas, mujeres y hombres combatientes o no.

Irak, Libia y Siria son dolorosos y dramáticos ejemplos de masiva destrucción humana, material, ecológica y cultural sin dolientes en "Occidente" (EEUU y sus socios subalternos de la OTAN).

Toda esa barbarie ha sido obra del imperialismo capitalista mundial con propósitos neocoloniales hegemónicos sobre el planeta. Como lo hicieron hasta el siglo XX, reclaman el derecho a repartirse el mundo y monopolizar las riquezas naturales, por mandato de la fuerza mortal de sus maquinarias bélicas destripando seres humanos.

Ahora, aceptan estar "en guerra" cuando vienen de masacrar pueblos enteros. Solo que las serpientes asesinas que los hacen sangrar y llorar se les han escapado de sus arsenales terroristas.

Condeno firmemente las matanzas de Paris, hechos miserables sin justificación posible. Expreso mi solidaridad con el pueblo francés, cuyos gobernantes son parte activa del cultivo suicida de los terroristas yihadistas.

La III Guerra Mundial no está lejos de nadie ni de ningún país. Está en marcha. Y si no la detenemos, arrasará la vida en la Tierra. Nos alcanzará sin excepción con furia nuclear. 
MANUEL ISIDRO MOLINA

No hay comentarios: