lunes, 2 de septiembre de 2019

Colombia: El reino de las mafias asesinas que algunos quieren edulcorar

En uno de sus lances extorsivos, el presidente de EEUU, Donald Trump,
le recordó al de Colombia, Iván Duque, que la producción de cocaína
sigue creciendo en el vecino país, tanto que más de dos tercios de la producción mundial de ese nefasto alcaloide es "Made in Colombia".


"A pesar de que el Estado colombiano ha sido exitoso en el desmantelamiento de los grandes carteles de la droga, los cultivos ilícitos siguen en aumento y el negocio va creciendo. Sofisticados, con más educación, reunidos en organizaciones pequeñas, con visión global y bajo perfil, los narcotraficantes de hoy son muy distintos a los del pasado."



"Colombia continuó siendo el líder mundial en producción de cocaína con aproximadamente el 70% del total de distribución a nivel mundial y el 90% del procesamiento"


Es claro que la sociedad venezolana ha sido víctima de la degradación delictiva colombiana, de la violencia política propiciada por la sanguinaria oligarquía, y la complicidad de corrompidos y traidores funcionarios civiles y militares venezolanos durante las últimas cinco décadas.

"El principal caldo de cultivo del narcotráfico es la corrupción", dijo un experto anti-mafias italiano en México, durante un encuentro mundial propiciado por el entonces presidente Felipe Calderón. Pero nadie le creyó, y menos los codiciosos y hedonistas gobernantes y sus testaferros de la empresa privada a nivel global. Por eso estamos en metástasis en América Latina y Colombia, ese reino de las mafias, es el principal centro de degadación regional e internacional. 

¿Hasta cuándo el silencio cómplice? A la oligarquía asesina y mafiosa colombiana le ha interesado una Venezuela desvencijada, como la actual: saqueada, descapitalizada y corrompida vastamente por factores políticos, económicos y comunicacionales que desde el chavismo y el antichavismo no cesan de agredirnos y empobrecernos como sociedad y como país.

La corrupción en Venezuela es una madeja política, económica y comunicacional gigantesca y añeja, hipertrofiada en las últimas dos décadas. Lo puedo demostrar. 

Somos una hiper sociedad de cómplices, con el gobierno actual a la cabeza (y dentro de él los militares ladrones, hedonistas y traidores, activos y retirados). Si no reconocemos la real dimensión del problema que ha corcomido al Estado Venezolano en todas sus ramas y niveles, poco podremos hacer para superarlo.

Todos los factores de poder actuales están inmersos en esa tragedia que nos asfixia y destruye, repito, como sociedad y como país. No lo reconocen ni lo reconocerán.

Por eso soy convencido de que la reacción del pueblo debe ser vigorosa y consistente (no violenta), corajuda. Mientras ello no ocurra, continuaremos la gravísima tendencia degradante y empobrecedora, que le hace el juego a la oligarquía asesina colombiana y sus incuantificables mafias. La politiquería reinante, miope y gozona, simplemente es expresión (síntoma) de esa pudrición de deshonestidad profunda.

Aunque no lo quieran aceptar, Colombia es el reino de las mafias, fabricante y exportador del 75% de la cocaína que se consume en el mundo: el 100% de las drogas que se distribuyen, consumen y exportan desde Venezuela, es "Made in Colombia"; los más importantes modos delictivos practicados en Venezuela hoy son de origen colombiano; el sicariato, el secuestro y la extorsión vinieron desde Colombia; la oligarquía colombiana es la más asesina y cínica de América, hoy encabeza por Uribe y su "presidente" Duque; allá, la matanza de líderes sociales y políticos no se detiene, los cazan como conejos, literalmente; y la paraeconomía del narco y la legitimación de capitales mafiosos está por todos lados; y encima, apegados a la política gringa, no cesan de sabotear nuestra economía de mil maneras delictivas, además de promover abiertamente el derrocamiento de gobiernos venezolanos y cobijar descaradamente a los conspiradores, desde 2002 hasta el presente.

Iván Duque y Juan Guaidó obedecen los planes de Estados Unidos contra la soberanía e integridad territorial de Venezuela.


Pronto veremos cómo el títere Guaidó "instala" su "gobierno" en Bogotá para facilitar la invasión gringa de Venezuela, acoplado a los planes del Comando Sur del Ejército de EEUU. Por esa razón, este títere de turno evalúa la opción de abandonar el territorio venezolano, a lo que se oponen muchos de sus partidarios.

Todo esto está en desarrollo. Veremos en las próximas semanas y meses cómo se desenvuelven los hechos.

Yo, personalmente, así como he denunciado a los traidores de los gobiernos de Chávez y Maduro, que se dedicaron a robar y abusar del poder, me he enfrentado a la irracionalidad neoliberal y vendepatria de la oposición de turno, con Guaidó a la cabeza, que está metida de lleno y sin opciones en el plan gringo de invasión que he llamado la "vía Libia" con un gobierno títere a su medida, como el que sibilinamente acaba de "designar" con Julio Borges en Bogotá como "canciller" y esa especie de "primer ministro" o "jefe de gobierno" en territorio español, Leopoldo López.

Modestamente, me opondré con todas mis fuerzas a esa vertiente guerrerista de invasión y destrucción de nuestra patria, para instalar un "gobierno" de fantoches.

Ese juego está descubierto. Quien no lo vea tiene un serio problema cognitivo, o simplemente no quiere verlo porque en el fondo abriga la "esperanza" de que los gringos genocidas y el sanguinario uribismo colombiano le hagan el "trabajo".

MANUEL ISIDRO MOLINA
@manuelisidro21