Entradas populares

viernes, 27 de julio de 2012

Reclaman sentencia a la magistrada Carmen Zuleta de Merchán con toma del TSJ

ES CON USTED MAGISTRADA CARMEN ZULETA DE MERCHÁN:
CARAMBA MAGISTRADA, SE LE CAYÓ SU CARETA DE DEFENSORA DE LOS DERECHOS HUMANOS. Había usted convencido a la opinión pública de su ímpetu inquebrantable en la defensa de los derechos humanos. En foros, conferencias, seminarios y cuanto escenario de discusión la invitaban, ahí estaba usted proclamándose como una verdadera campeona, como la mejor defensora de los derechos humanos de los venezolanos. Avanzó bastante en esta tarea. Los parroquianos de toda Venezuela nos habíamos comido ese cuento. Pero, ahora comprendemos que eso no era así. Nos sentimos engañados por usted. Se lo explicamos. Llevamos nueve días de vigilia frente a la sede del Tribunal Supremo de Justicia, justamente para exigirle e usted, MAGISTRADA CARMEN ZULETA DE MERCHÁN, que cumpla con su obligación de publicar la sentencia que nos regresa a los parroquianos a nuestros cargos en las juntas parroquiales; que además usted le prometió a nuestro abogado, el doctor JOSÉ ALBERTO URQUÍA, que con toda seguridad la publicaría. De eso hace ya mucho tiempo, para nosotros largos meses. QUE MENTIROSA RESULTÓ USTED. Y TAMBIÉN DEMASIADO INSENSIBLE. NO LE HA IMPORTADO QUE LAS MUJERES QUE ESTÁN EN LA VIGILIA, IGUAL QUE LOS HOMBRES, SE ENCUENTREN A LA INTEMPERIE, SIN UN BAÑO DONDE HACER SUS NECESIDADES FISIOLÓGICAS Y CUMPLIR CON EL NECESARIO ASEO PERSONAL, MOJÁNDOSE CON LAS FRECUENTES LLUVIAS DE ESTA ÉPOCA DE INVIERNO, DURMIENDO EN EL SUELO Y DESPROTEGIDOS DE LOS RAYOS DEL SOL, PORQUE LA SEGURIDAD DEL TSJ NO PERMITE QUE TENGAMOS UN TOLDO PARA GUARECERNOS DE ESTAS INCLEMENCIAS DE LA NATURALEZA. Sepa usted, MAGISTRADA ZULETA, que varias parroquianas y parroquianos se han enfermado en el transcurso de la vigilia debido a su negligencia de no publicar la sentencia. Entonces, ¿Cuáles son los derechos humanos que usted dice defender? No siga diciendo mentiras haciéndose pasar por defensora de los derechos humanos, como lo hizo recientemente en el Simposio realizado entre los días 25 y 28 de abril de 2012, en la Ciudad de Ankara, Turquía, para conmemorar el quincuagésimo aniversario de la Corte Constitucional de este país euroasiático. Le recordamos que usted, MAGISTRADA ZULETA, junto con el MAGISTRADO FRANCISCO ANTONIO CARRASQUERO LÓPEZ, Vicepresidente de la Sala Constitucional del TSJ, presentó la ponencia: “LOS DERECHOS HUMANOS EN EL SIGLO XXI Y LA MISIÓN DE LOS TRIBUNALES CONSTITUCIONALES”. En esa oportunidad usted dijo, entre otras cosas: “Resulta claro que la normatividad constitucional exige al Poder Judicial, y particularmente a los órganos que ejercen la jurisdicción constitucional, asumir un papel activo en la movilización de la actuación del Estado, con el propósito de garantizar la efectividad de los preceptos constitucionales, en especial, de todos los derechos humanos.” (…) “…Así pues, el rol de los órganos de la jurisdicción constitucional es, en definitiva, garantizar la eficacia de la normatividad de la Constitución y tutelar efectivamente el sistema de derechos contenidos en ella.” (…) “García de Enterría señala, acertadamente, que “…una Constitución sin tribunal que la haga efectiva es una Constitución herida de muerte, que liga su suerte a la del partido en el poder” (GARCIA de ENTERRÍA, E. “La Constitución como Norma y el Tribunal Constitucional”, Civitas, Madrid, 1991)” (…) “…el Estado sólo es posible a partir del reconocimiento, garantía y protección de los Derechos Humanos, por ello, las Cortes y Tribunales Constitucionales están llamados a garantizar la vigencia integral de todos los Derechos Humanos para todas la personas por igual, no sólo de los derechos individuales sino, y sobre todo, de los derechos sociales. Sólo así, será posible convertir el Derecho en una herramienta del cambio social que actúe en beneficio de los más necesitados, de las minorías, de los excluidos de siempre.”. Más adelante agregaba usted, Magistrada Zuleta, refiriéndose a la expansión de la pobreza, la desigualdad y la violencia de toda índole, en el mundo: “…esta situación solo se verá superada en la medida en que los órganos de la jurisdicción constitucional de los diversos países asuman la misión que sus textos constitucionales les encomendaron, la cual no es otra que la de garantizar su efectiva vigencia, y, para ello, la tutela judicial integral de todos los Derechos Humanos, sobre todo los derechos sociales, debe ser su prioridad, a fin de construir un Mundo más igual, justo, libre de violencia y de pobreza.”. También dijo usted, MAGISTRADA ZULETA, algo muy importante. Se refirió a la Sentencia número 626/2007, caso: Marcos Javier Hurtado y otros (Violación de los derechos humanos) y afirmó usted: “La Sala señaló que, (…) la Constitución califica a todos los derechos constitucionales como Derechos Humanos”. Excelente ponencia. Usted, MAGISTRADA ZULETA, al igual que el MAGISTRADO CARRASQUERO LÓPEZ, obtuvieron veinte puntos. Seguramente recibieron muchísimos aplausos de los asistentes al simposio, quienes quedarían convencidos de la sinceridad de sus afirmaciones. Sería interesante saber que dirían esas personas si supieran que, hoy, en estos momentos, estos dos ponentes que los fascinaron con sus argumentos, allá en Ankara, a favor de los derechos humanos, ahora se niegan a publicar una sentencia a favor de los derechos humanos de los parroquianos y parroquianas de Venezuela. Por eso decimos que SE LE CAYÓ LA CARETA MAGISTRADA ZULETA, USTED ES MÁS FALSA QUE UN BILLETE DE TRECE. YA USTED PASÓ DE DEFENSORA DE LOS DERECHOS HUMANOS A CÓMPLICE DEL DIPUTADO DARÍO VIVAS Y CAMARILLA QUE LA ESTÁN PRESIONANDO PARA QUE NO PUBLIQUE LA SENTENCIA QUE NOS BENEFICIA A LOS PARROQUIANOS Y PARROQUIANAS, AL ORDENAR EL REGRESO A NUESTRAS LABORES EN LAS JUNTAS PARROQUIALES. Bueno, la vigilia frente al TSJ exigiéndole a usted, MAGISTRADA ZULETA, que publique la sentencia sobre el Expediente Número 2011-159, continuará por tiempo indefinido. Seguramente la convertiremos en Huelga de Hambre en las próximas horas y la hacemos responsable a usted, MAGISTRADA ZULETA, de las consecuencias que ello pueda traer. /// Ramón Gonzalez